Datos personales

Mi foto
Spain
It's good to hear your voice,I hope you're doing fine and if you ever wonder I'm lonely here tonight.Lost here in this moment and time keeps slipping by and if I could have just one wish I'd have you by my side.I miss you...I need you...I love you more than I did before and if today I don't see your face nothing's changed,no one can take your place;It gets harder everyday.Say you love me more than you did before,and I'm sorry it's this way but I'm coming home,I'll be coming home and if you ask me I will stay.I try to live without you,the tears fall from my eyes,I'm alone and I feel empty,God I'm torn apart inside.I look up at the stars hoping your doing the same,somehow I feel closer and I can hear you say "I miss you... I need you". And I love you more than I did before and if today I don't see your face, nothing's changed,no one can take your place;It gets harder everyday.Say you love me more than you did before and I'm sorry that it's this way but I'm coming home,I'll be coming home and if you ask me I will stay.Always stay,I never wanna lose you and if I had to I would chose you. So stay,please always stay,you're the one that I hold onto,cause my heart would stop without you.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

It's too cold outside.

Te levantas, un día nuevo comienza.
Subes la persiana que cubre tu ventana y allí está el sol, tan resplandeciente como siempre, pero a ti te gustaría volver a bajarla hasta que no entrara ni el más mínimo rayo de luz y tumbarte en la cama otra vez.
Te gustaría cubrir tu cuerpo y tu rostro y nunca más salir de debajo de las sábanas, pensando que si nadie te ve, nadie podrá hacerte daño.
Sientes que fuera no hay nada nuevo por descubrir, y si lo hay, es demasiado doloroso, es mejor seguir en la ignorancia...
Y es que cuando entregas tu corazón a alguien y te lo devuelve hecho añicos es difícil volver a coger confianza en los demás y en ti misma. 
Ni la mayor de las torturas en esos momentos sería superior al caos interior que te invade en esos momentos.


Los días del calendario no tienen ningún sentido, la gente dice que comienza un día nuevo, pero tú sabes que no es verdad, va a ser igual que el anterior, y el anterior era demasiado amargo como para querer revivirlo o simplemente recordarlo.
Y es que cuando no tienes nada por lo que luchar la vida no tiene sentido, seguir adelante sólo es una carga más.
____________________________________
Siento haberme ausentado tanto tiempo, necesitaba aclarar mis ideas y mis sentimientos, no me sentía en condiciones de escribir nada.
Muchas gracias a todos los que aún me seguís desde hace tiempo y a los que os habéis incorporado ahora a mi pequeño mundo, de verdad, GRACIAS.

domingo, 16 de octubre de 2011

Romances de verano, corazones rotos en otoño.



Hoy la memoria de aquel verano ha vuelto a mí y se ha abierto como una herida fresca.
Recordé el comienzo de nuestra historia, como cualquier otra, no era nada del otro mundo, pero había una peculiaridad: Nos amábamos como nadie se había amado en este mundo antes.
Tú siempre ibas a aquel lago y me esperabas sentado en un banco de madera y yo, fiel a nuestra promesa, acudía siempre a tu llamada; a veces más puntual, otras menos, pero es que me encantaba ponerme guapa para ti, me encantaba notar el deseo en tus ojos y aún más ver como te contenías por miedo a estropearlo todo, por miedo a que aquel paraíso se rompiera como un frágil cristal.
Otras veces llegaba tarde aposta con la intención de hacerte dudar, de hacerte creer que no eres tan importante, que no eres esencial... Pero nunca lo conseguía, daba igual el tiempo que me retrasara, tú siempre estabas allí sentado, con la mejor de tus sonrisas y con seguridad en la mirada, a quién quería engañar, si tú sabías que yo no era sin ti y yo creía que tú no eras sin mí...


Pero también recordé aquel día en el que partiste, en el que todo cambió y me dejaste sola y con el corazón hecho añicos. No pude evitar dejar las lágrimas brotar de mis ojos, la fuerza nunca fue una de mis virtudes...


Y a día de hoy me ha sido inevitable volver a aquel lugar, a nuestro lugar, e increíblemente tú seguías allí, esperándome, como hacías cada atardecer, como si nada hubiera cambiado... Entonces corrí hacia a ti y te abracé con todas mis fuerzas, no quería dejarte te ir. Te besé bajo la mirada indiscreta de la gente hasta quedarme sin respiración.
Entonces te miré a los ojos y te repetí mil veces bajo el cielo infinito cuanto te quería, y justo ahí, con el corazón tan acelerado que sentía que se me iba a salir del pecho fue cuando sucedió lo inevitable...
Como cada mañana a esa hora volvió a sonar aquel enemigo ensordecedor... Deseé volver a dormirme, volver a aquel paraíso y congelar las agujas para siempre, quedándonos allí, haciéndole trampas al sol para que no saliera y destrozara nuestro mundo.

lunes, 10 de octubre de 2011

No one ever said it could be this hard...

Las calles de aquella ciudad parecían vacías. 
La gente caminaba a su alrededor, pero ella seguía sintiendo que estaba sola, que la habían abandonado en mitad de las tinieblas y habían roto la lámpara de aceite que alumbraba su camino.
Y es que a veces nuestros ojos no son lo suficientemente claros como para mostrarnos la ruta que debemos seguir, a veces necesitamos a esa persona especial para que nos ayude, pero, ¿Y si esa persona es la misma que nos ha dejado ahí abandonados, qué hacemos?


Las horas seguían pasando y el sol había decidido esconderse detrás de las nubes para evitar darle una respuesta a su frustración.
Éstas por otro lado, habían decidido regalarle unas finísimas y afiladas señales de comprensión como respuesta a las que algunos llaman "lluvia" y ella decidió corresponderle con unas muy parecidas de agua y sal a las que me gusta llamar "lágrimas" que ahora habían quedado camufladas. 
Por un lado lo agradecía, odiaba llorar en público, en parte porque sabía que aunque lo hiciera no le importaba lo suficiente a nadie como para que se preocuparan, como para mostrarle una solución o simplemente para escucharla y ofrecerle unos brazos en los que refugiarse.
Pero ella prefería no pensar en eso, simplemente culparía a las nubes de su ropa mojada y al resfriado del color de sus ojos y se miraría en el espejo repitiéndose que todo va bien...

jueves, 29 de septiembre de 2011

Uno no se da cuenta de lo fuerte que es hasta que se le impone serlo.

Hoy me encontraba regando el jardín de mi memoria, de mis recuerdos, cuando de repente llegué a tu parte, esa que nunca debí haber plantado, o quizá que debí haber quitado hace tiempo de allí. Inevitablemente me quedé observándola y pensando en que no sé como habían crecido plantas nuevas, sí, unas flores a las que a mi me gusta llamar "esperanzas" o "ilusiones". Hace tan solo unos meses me parecía que habían posibilidades de que se cumplieran, mucho más que posibilidades, sólo había que esperar el momento oportuno. Y ahora me parece todo tan imposible...


También estuve recordando aquellas tardes en las que nos dedicamos a amarnos por las esquinas, a veces escondidos, otras veces no tanto. Cuando los "te quiero" no estaban prohibidos en nuestro vocabulario y cuando las caricias y los besos eran habituales en nuestra rutina. Y,¿Qué ha quedado de eso? Sólo miradas distantes y miedo de dirigirnos la palabra, de hacernos más daño, de terminar de romper lo que un día creamos.
Y aún así, en este mismo instante, si tú me dijeras ven, lo seguiría dejando todo, porque eres la razón que sostiene mi mundo, eres la parte más bella y colorida de mi jardín, eres ese beso de buenas noches antes de dormir y las fresas con nata del desayuno. Eres las fuerzas de seguir adelante, eres mi vicio, eres mi droga. Eres lo que me hunde y al mismo tiempo me eleva. Eres lo que me lleva a la locura y al mismo tiempo me aclara las ideas. Eres lo que ha dado sentido de vivir a esta cabeza que no coordina y a este corazón que no piensa
Pero no estoy deprimida, porque sé que con el tiempo las cosas volverán a estar en su lugar, las flores renacerán dando nuevos frutos, incluso mejores que los de antes, y tanto sufrimiento tendrá su recompensa, y esta recompensa tiene tu nombre y apellidos.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Los imposibles también existen.



Yo no soy de esas personas que les gusta esperar, que tengan paciencia, pero, ¿Sabes qué? Contigo haré una excepción. Porque sé lo que te pasa, no eres la única persona que cuando sufre tiende a volverse de piedra y a intentar alejarse del motivo que le ha hecho sufrir, y si ese motivo es una persona, todavía más.
No eres el único que intenta volverse de piedra, formarse una coraza, un caparazón para alejarse del dolor.




Yo también sé lo que es que tu mundo entero se desmorone de un día para otro y no puedas hacer nada para evitarlo. Sé lo que es hundirte en el fango y no encontrar las fuerzas para resurgir, sentir que esas arenas movedizas te están atrapando y por más que lo intentas no puedes salir a la superficie, no puedes ver la luz al final del túnel.
Como estás observando, al fin y al cabo, no somos tan distintos, ¿No?
Por eso sé que no voy a dejar de intentarlo, pero tampoco voy a presionarte, el truco es tener paciencia, saber escuchar, saber esperar el momento oportuno, porque cuando un cristal se rompe es difícil volver a juntar cada pieza, pero nadie dijo que fuera imposible. Y no lo es, porque sé que en algún lugar de la cajita de tus sentimientos, a la que me gusta llamar corazón, hay un apartado que lleva mi nombre, porque después de tanto tiempo me he dado cuenta que ni tu corazón está cubierto de escarcha ni el mío está hecho de porcelana.
Recojamos poco a poco cada pieza de lo que un día rompimos y volvamos a juntarlo hasta recuperar las ilusiones y la pasión de antaño, esa que nunca se perdió, esa que simplemente se escondió para evitar el dolor.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Aquel amor que me abrasaba ya no quema, sólo escuece.

¿Cómo sobrevivir cuando la razón de tu vida te está matando?
¿Cómo seguir adelante cuando cada respiración duele como mil punzadas clavadas directamente en el corazón?




Dicen que un clavo saca a otro clavo, aunque yo nunca lo he creído, pero en los momentos de desesperación se prueba cualquier cosa y debo de decir que sólo me ha servido para repetirme que aún te quiero.
Sus labios no tenían la misma dulzura que los tuyos, sus ojos no me hipnotizaban, cada instante con él no me parecía mágico y no tenía ganas de romper el reloj para coger las manecillas con mis manos y hacer que el tiempo se detuviese dejándonos paralizados ahí, en nuestra odisea.
No sentía las horas volar cuando estaba a su vera, no sentía unas ganas incontenibles de comerle a besos, no tenía la necesidad de decirle cada poco tiempo te quiero, por si acaso se le olvidaba.


Y es que las comparaciones son fáciles de hacer cuando ya has probado la perfección, cuando has tocado el cielo con los dedos y has jugado al escondite con las estrellas. 
Y entonces te das cuenta de que eso era lo mejor... que era lo MÁXIMO, y que nunca te vas a volver a sentir como antes...

lunes, 29 de agosto de 2011

La misma historia de siempre.

Sabe que se está mirando en el espejo pero no reconoce a la imagen que se está reflejando en él. Busca la más mínima señal de fuerza pero no la encuentra. Busca aquella sonrisa que la caracterizaba, aquellos ojos llenos de vida, pero hoy no han decidido pasarse por allí.
Esa persona no es ella. No puede seguir sufriendo por el mismo motivo tanto tiempo y lo sabe, no debe de ser bueno, pero no tiene ganas de otra cosa.
Repasa cada una de sus fotos, mira en el fondo de la caja de sus recuerdos y se da cuenta de cuanto ha cambiado, de que dio el todo por el todo y la única recompensa que obtuvo es un vacío interior que nada consigue llenar.




Cada día sus cicatrices se hacen más evidentes y el maquillaje no logra tapar su tristeza.
Cada días sus sábanas cubren menos sus miedos.
Pero ella no lo admitirá, simplemente mostrará una sonrisa vacía al mundo y se repetirá en su cabeza que todo esta bien hasta que ya no se acuerde del motivo por el que lo decía.
Y entonces aparecerá él y su plan se habrá roto en mil añicos, al igual que sus sueños y su corazón anteriormente.
¿Sabes que es lo peor de un corazón roto? No recordar como te sentías antes. Saber que nunca más vas a ser igual de feliz porque la persona que conquiste tu corazón no será capaz de hacerlo plenamente, porque parte de los pedacitos pertenecen a otra persona.

lunes, 22 de agosto de 2011

Detalles que tú ya has olvidado.

Tengo frente a mí,un folio en el que te escribiría miles y millones de cosas bonitas,todos los momentos a tu lado y los recuerdos que me quedan.
Te escribiría lo bueno y lo no tan bueno.
Te contaría mi día a día durante meses,esos preciosos meses en los que estuve locamente enamorada de tu perfecta sonrisa, de tus tiernos ojos fijos... en los que estuve enamorada de ti.
Te contaría nuestra historia en pasado,en presente y en un futuro muy lejano. Te lo contaría absolutamente todo, cada detalle; risa o tristeza , beso o enfado. Te haría recordar todos los momentos pasados a tu lado, los momentos en el que nuestra única preocupación era la hora a la que se marcharía el otro para aprovechar cada segundo e instante al máximo.




Me acordaría de todo lo que me has contado e incluso de las apuestas tontas que hicimos un día. Lloraría diciéndote que me acuerdo de esos "buenas noches princesa" que me decías antes de irte a dormir y con los que me sentía la chica más afortunada del mundo. Lloraría recordándote aquellas veces en las que me hacías enfadar y al final siempre acabábamos besándonos, recordándote todas las cosas bonitas que me dijiste, aun que también te recordaría las que no lo eran tanto...
Y a día de hoy nuestra preocupación es saber como va a reaccionar el otro al ver que le mira o huye de él, evitar que se le note su ausencia, hacer como si nada pasara, pero se nota que en el interior hay cosas que no se dicen, porque no son posibles expresarlas con palabras.
La verdad es que me acuerdo de todo lo pasado a tu lado sea bueno o malo, sea un día de sol o tormenta, de paseos a la luz de la luna o de discusiones al amanecer. 
Intento no girarme para mirarte cuando pasas, intento no ponerme nerviosa cuando escucho tu voz, intento no llorar y ponerme celosa cuando te veo con ella, intento convencerme a mí misma de que puedo olvidarte, intento no quererte, de verdad que lo intento... Pero se queda en eso, en un simple intento.

domingo, 14 de agosto de 2011

¿Alguien dijo ideas claras?

Siento no haberme pasado por aquí estos días, pero ponerme a hacer una entrada significa rebuscar en mi interior, darme verdaderamente cuenta de como me siento, y prefiero no hacerlo, prefiero no pensar; preferiría incluso no sentir.
Me empiezo a acostumbrar a que no estés a mi vera en los momentos más difíciles ni en los más banales, a que tus brazos no sean mi refugio y a no ser la destinataria de tus besos más sinceros... Pero no te equivoques, que me acostumbre no significa que no los eche de menos, porque no sabes cuánto los extraño... Cuánto los necesito.
Y esta sensación me da mucho miedo, estoy verdaderamente asustada.
Tengo miedo de que al mismo tiempo que yo me acostumbre tú lo hagas también y te des cuenta de que no me necesitas. 
Te des cuenta de que vives mejor sin mí, de que mis labios no tienen la magia que decías, de que mi boca no es la única que sabe pronunciar las palabras exactas para que esas enemigas de agua y sal dejen de brotar sin control por tus mejillas... Tengo miedo de que me saques de tu vida y yo siga atada a de alguna forma ti.


Me he dado cuenta de que no es que no pueda vivir sin ti, no es que no pueda olvidarte... es que no quiero.
Yo hace tiempo que dejó de ser una única persona y pasó a ser dos, pasó a ser Tú y Yo... así que si mi mitad no puede ser feliz, al menos de esta forma disfruto viéndote feliz a ti... El sabor de boca pasa de ser amargo a ser agridulce, que dentro de lo que cabe, con el paso del tiempo, te das cuenta de que no es un sabor tan malo.
Sin embargo, si intento olvidarte, si acepto que no me espera un futuro junto a ti... Se convertirá en el más amargo de los sabores. 
Dicen que la esperanza es lo último que se pierde y yo me voy a aferrar a ella con todas mis fuerzas y la única cosa que me va a hacer soltarla y dejarla en libertad otra vez es que vuelvas mí o que me permitas volver a ti.
Llamadme ingenua, tonta, soñadora. Podéis decirme que soy una ilusa por seguir pensando que me quedan posibilidades... Pero mañana no me va a hacer falta cambiar la funda de mi almohada porque ya me he cambiado yo.
He renovado mis ilusiones, he cargado la batería de la felicidad, le he puesto pilas nuevas a mi ánimo y no pienso dejar que nadie apague la luz de mi sonrisa.

domingo, 7 de agosto de 2011

Esas lágrimas sólo son agujeros en mi escudo.


Ella actuaba de una forma inconsciente pero no despreocupada, pero ella no lo sabía, porque esa persona había decidido ocultarle parte de la verdad.
Se le notaba la indecisión en cada paso que daba aunque creía lo contrario. Se veía el miedo en sus grandes ojos fijos de enamorada, miedo de perder a la única persona que había amado en toda su vida.
Ella sentía que flotaba. Notaba las nubes en sus pies y podía jugar con las estrellas al anochecer.
Lo que no sabía es que con cada paso que daba, con cada acción que llevaba a cabo, se iban cayendo los pedacitos de cielo que había construido con todo su amor y cariño; con la constancia y la perseverancia, pero no se daba cuenta de que en ese paraíso sólo habitaba ella, la otra persona no formaba parte de su fantasía, había llegado hasta la puerta y con las mismas se había ido, rompiendo cada sueño con los que estaba creado.


Empiezan a salir las heridas de tanto caminar sobre el suelo, y las heridas duelen, sangran, y siguen doliendo.
He intentado que cesen, que paren, pero lo siento, no tengo el control, no lo puedo hacer, me siento tan impotente, tan débil... 
Durante todo este tiempo me he intentado formar una armadura a prueba de balas para que nadie se diera cuenta, me he intentado crear un caparazón, pero toda coraza acaba cayéndose, acaba destruyéndose, y ésta ya ha llegado a su fin...

jueves, 4 de agosto de 2011

This pain is just too real.

Me he caído y me he levantado muchas veces. He llegado a estar en lo más profundo del infierno y he vuelto a resurgir. Pero esta vez es distinto, no tengo fuerzas para levantarme, me hace falta esa chispa para venirme arriba. 

Hace ya mucho tiempo que me hice a la idea de aprender a vivir sin ti, pero la teoría siempre fue más fácil que la práctica, y esto no iba a ser una excepción...
Llámame tonta o inmadura si quieres.
Dime que me aferro demasiado a las personas o incluso que suelo querer más de lo que debo.
Lo único que puedo decirte es que lo siento si después de dos años me he acostumbrado a tu presencia... Me he acostumbrado a ti.
Y es que no es fácil vivir sin tus besos sabor a caramelo. 
Sin esos abrazos en los que me aferrabas como si fuéramos imanes opuestos.
Sin esa sonrisa que era capaz de alegrarme incluso en los peores momentos.
Sin esa colonia que aun que siempre te mienta adoro pasarme la vida oliendo.
Pero lo más difícil de todo es verte y no poder tenerte. Ver como ya me has sustituido y lo proclamas delante de mis narices, como si fuera de piedra, como si mi dolor fuera ficticio, como si no te hubiera importado nunca lo más mínimo.
Ojalá yo pudiera olvidar tan rápido como tú...
Ojalá sin ti mi día siguiera teniendo luz...
Ojalá cada latido de mi corazón no llevara tu nombre.

sábado, 30 de julio de 2011

Corazón y mente, poneos de acuerdo de una vez.



Estoy cansada ya de escribir siempre sobre lo mismo. Hecho una vista atrás hacia mis entradas y todas hablan sobre ti, sobre tu ausencia y sobre que te sigo queriendo más que a nada en el mundo.
Estoy harta yo y también lo tenéis que estar vosotros, pero, ¿Y qué hago si la parte más importante de mi vida eres tú? ¿Si sigues condicionando mi estado de ánimo?
Ojalá sentir fuera opcional. Ojalá tuviéramos un mecanismo en el corazón que con el girar de una llave se cerrara e impidiera los sentimientos como el amor o el sufrimiento, que básicamente son sinónimos.
Entonces podría vivir, disfrutar, salir. Sin importarme si te encuentras solo o acompañado, si lo estás pasando mal o bien, si estás pensando en mí o si simple y definitivamente te he dejado de importar.


Y sólo cuando haya disfrutado al máximo de la vida volvería a girar la llave para ver si el sufrimiento se ha acabado o sigue ahí. No sé, a lo mejor es como los productos que venden en el supermercado, a lo mejor al cabo de un tiempo caduca... A lo mejor esta condena no es eterna.
Pero todo este mecanismo es sólo ficticio, y el dolor no va a desaparecer de un momento al otro...
Supongo que para encontrar al amor verdadero hay que pasar primero por los obstáculos del no correspondido, al igual que no se puede llegar a la cima de la montaña sin haberla escalado antes.

domingo, 24 de julio de 2011

Delirios provocados por la ausencia de mi heroína.


Cierra los ojos e imagina que no estás triste.
Imagina que toda esta ansiedad no existe, que las lágrimas que bajan por tus mejillas no es más que lluvia y que la tristeza que invade hasta la sangre que corre por tus venas sólo es una pesadilla.
Recuerda esos días en los que las sonrisas inundaban tus días y tus ojos lloraban de felicidad y piensa que estás ahí, rodeado de la gente que más quieres, esa misma que en estos momentos añoras.
Recuerda los días en los que tú eras su vida y él era la tuya, en los que os ayudabais sin esperar nada a cambio, en los que vuestro amor era incondicional. Recuerda cada uno de los abrazos, cada uno de los besos y revívelos, como si estuvieran sucediendo en este mismo instante.


Tu pulso a vuelto a la normalidad, todo está en calma, tienes ganas de saltar y de gritar al mundo lo feliz que eres, ¿Verdad?
Bien, no te preocupes, voy a hacer que todo esto se acabe en un momento, vuelve a abrir los ojos, sí, estás en esa habitación, con la soledad como única compañía y con esas cuchillas como único recurso para aliviar tu dolor. Pero no las vas a usar, no definitivamente, porque eres tan cobarde que no tienes fuerzas ni para eso.
Bienvenidos a mi montaña rusa emocional diaria.
Bienvenidos a los días de angustia teñidos de lágrimas y sufrimiento. 
Bienvenidos a la drogodependencia provocada por ti.
Bienvenidos a mis delirios, a mi cabeza.
BIENVENIDOS A MI MUNDO.

miércoles, 20 de julio de 2011

Olvidar, comenzar de cero.

Lo único que quiero en estos momentos es no sufrir, y tomar alcohol como si no hubiera mañana parece un método bastante factible.
Quiero beberme hasta las copas de los árboles y sin darme cuenta si quiera de lo que digo contarle todos mis problemas a la primera persona que se cruce en mi camino. Quiero que al mismo tiempo que vayan entrando en la cabeza de ese desconocido vayan saliendo de la mía hasta el punto de no llegar a recordarlos cuando despierte.¿Tan difícil es lo que pido?
Lo único que deseo es que el dolor no sea mi compañero de viaje, poder levantarme y que no seas mi primer pensamiento del día y poder dormir por las noches sin lágrimas en los ojos derramadas por tu ausencia.
Lo único que quiero es ser una persona normal, estable, sin tantos altibajos.
Pero los altibajos no son lo peor, el peor es el momento en el que te quedas bajo y te das cuenta de que no puedes subir por mucho que lo intentes, ya que esa decisión no depende de ti, sino de él.
Me he cansado de ser la loca obsesiva que se preocupa por ti y por tus sentimientos mientras que yo para ti sólo soy una más. Porque no entiendo si tanto te preocupabas por mí, si tanto me querías, si tanto te importaba como has podido tirar todos los momentos que hemos vivido a la calle del olvido y cerrar la puerta para nunca verme.


Y ahí estoy en estos momentos, encerrada, sin nadie, sin poder recibir ayuda, y la que recibo no es de mi agrado, porque la única persona que puede sacarme de este horrible sitio eres tú, pero te empeñas en que aprenda a vivir sin ti, en que volverás cuando menos me de cuenta, cuando ya no te necesite, pero yo sé que no va a ser así.
No tienes una persona detrás tuya preguntándote que te pasa cada vez que ve el vacío en tu mirada y tu disminución de sonrisas por día, cada vez que te ve cabizbajo o escuchando música que deprimiría hasta a la persona más feliz del mundo... Es una persona menos por la que preocuparte, una persona menos que llamar los días uno de cada mes. Es muy fácil acostumbrarse a vivir sin mí, y yo voy a tener que hacerme a la fuerza a la idea de perderte por momentos.

miércoles, 13 de julio de 2011

¿No ves que por dentro estoy en ruinas?

No sé qué escribir. No tengo nada importante que decir o quizá si la tengo pero no sé como expresarlo, no sé como darle forma. Mi inspiración se fue toda contigo, consciente o inconscientemente te la has llevado.
Te has llevado la inspiración al igual que mis ganas de seguir adelante.
Cuando tú estabas antes de salir a la calle podía estar horas y horas mirándome en el espejo e ideando nuevos conjuntos, conjuntos que te gustaran, que llamaran tu atención, porque, aunque la apariencia no es lo más importante, no sabes lo que me gustaba ver la cara de tonto que se te quedaba cuando me veías e inconscientemente me seguías con la mirada sin pronunciar palabra. Cuando salía iba a comerme el mundo, iba pisando fuerte, segura de mi misma, quería que pensaras que no eras imprescindible en mi vida, para que no te confiaras demasiado, aunque tú ya sabías que yo no era sin ti y que tú no eras sin mí.


Me encantaba mirarte a los ojos, cruzarme con tu mirada y que nada más con eso nos lo dijéramos todo; pero aún me gustaba más cuando me decías que me acercara y al oído me susurrabas muy lentamente, para que lo escuchara bien, un "Te quiero más que a nada".
Me encantaba cuando sin motivo alguno, al verme me intentabas regalar un abrazo y un beso, y yo, juguetona, te rehuía para que te molestaras y así reírme de tu ingenuidad; pero aún me gustaba más cuando al evitarte me perseguías risueño y me dabas un abrazo tan fuerte que me dejabas sin respiración y me inundabas en una oleada de besos.
Se podría decir que me sentía como en un cuento de hadas. Me sentía como en una de esas películas románticas que cuando las ves sin pareja te sobrecargan tanto que te dan ganas de quitarla.
Y como no, como toda película tiene un principio y un final, y el final ya ha llegado sin avisar, arrasando con todo y dejándome en ruinas.

viernes, 8 de julio de 2011

Realmente nunca se llegó a ir la tormenta.

Nunca más va a venir a salvarle. Nunca más le va a volver a ver. Se ha ido y en sus planes no hay un regreso. 
Su ángel de la guarda se ha marchado para no volver. Le ha dejado sola ante el peligro, atemorizada de todo lo que le rodea, de sus pensamientos, de sí misma y de los demás.
Ella espera ansiosa su regreso, un regreso que no ve por ninguna parte, que parece que nunca sucederá, pero es lo único que le queda. 


Mas sabe que tiene que hacerlo en silencio, lo que le corrompe aún más el alma, nadie puede enterarse de que esa presencia ya no está con ella, de que tiene las defensas y la moral baja, porque sino volverán las sombras que tanto le asustan para hacerle daño.
Y entre esas sombras se encuentran sus propios pensamientos, tiene miedo de quedarse consigo misma, prefiere salir y mostrar una felicidad fingida delante de sus amigos y su familia que quedarse sola en casa.
No quiere volver, no quiere que le alcance la hora de llegada, porque sabe que entonces no tendrá más remedio que escucharse a sí misma, a ésos estúpidos pensamientos que sólo le recuerdan que le ha perdido para siempre, que todo ha sucedido por su culpa, y que lo único que puede hacer para recordarle es mirar viejas fotos. Entonces volverán las lágrimas tiñiendo su almohada de tristeza y añoranza. Volverán las noches en vela y los ojos hinchados por la mañana. Se le acelerará tanto el corazón que parecerá que se le vaya a salir del pecho.
Ya no hay nada peor que le pueda pasar, ya no hay nada que le pueda hacer más daño, porque sería imposible encontrarse peor, ya se siente muerta.
Lo mejor su vida se ha esfumado como el humo de un cigarro y sabe que no puede hacer nada para que vuelva.

miércoles, 6 de julio de 2011

Correr, huir, escapar.



Hola, ¿Cómo tú por aquí? La gente no suele venir muy a menudo, de echo, creo que es la primera vez que tengo visita. Perdón si está un poco sucio o desordenado, cuando estoy aquí no suelo tener ganas de nada.
También perdón si no hablo mucho o si a veces no sé cómo contestarte, es lo que tiene la soledad, cuando te acostumbras a ella, es con la única que sabes convivir. Nunca antes alguien se había pasado por mi infierno emocional, la mayoría de la gente que lo había intentado antes se había quemado, asustado y finalmente ido. Sin embargo tú estás aquí, con ampollas de las fuertes quemaduras y con heridas por todo tu cuerpo de todo el sufrimiento que te llena por dentro y por fuera cada vez que avanzas, pero aún así has venido a ayudarme.
Es la primera vez que alguien hace algo tan grande por mí, y yo no puedo hacer nada por ti, sólo puedo agarrar tu mano y dejar que me saques de aquí lo más rápido posible, sin mirar atrás, y cerrar la llave de este lugar para no volver a entrar NUNCA.

domingo, 3 de julio de 2011

Corazón a bajo cero.



2 de la mañana de cualquier afterhour de la ciudad. Ella camina decidida, haciendo que cada paso que da con sus tacones muestre una seguridad infinita, dejando pasmados a todos los chicos que la miran babeando en el local.
Ella escogió a uno al azar. Quizá ni el más guapo ni el más simpático, a lo mejor sólo porque le había invitado a un cubata, da igual; ella no se preguntó el por qué ni quería hacerlo. Se tomaron una copa juntos, bailaron. Él se emborrachó y se puso tonto. Ella le prometió ir a ver las estrellas mientras nieva. Siguieron es su juego de miradas y de caricias toda la noche y justo en el momento en el que él le iba a besar BOOM!, aparece su cara en su mente haciéndole detenerse y huir de aquel lugar, mucho más rápido que como había venido, sin dejarse notar, pretendiendo que nadie se fijara en su presencia.




Se había dado cuenta de que una no elige de quien se enamora o no. Que todavía no le había olvidado. 
Que ese juego cuando no sientes nada por una persona no tiene sentido.
Se había dado cuenta de que la vida es muy corta y ella no quería desperdiciar ni un momento más de la suya de ese modo. Quería estar con él, con él y su sonrisa pícara, con él y con su mirada llena de amor, con él y con sus palabras de ánimo. Porque sabía que había llegado el momento de dejar su orgullo a un lado y pedirle ayuda. 
Porque sus brazos son los únicos que pueden cogerla, sacarla del infierno y elevarla al cielo.
Pero ella sabía que eso no iba a ocurrir nunca más, que ya nunca iba a rozar las estrellas con los dedos ni iba a dar paseos sobre las nubes. Sabía que esa fantasía había terminado y se iba a tener que conformar con tener los pies sobre la tierra y tocar con los dedos las gotas de lluvia.
Los hombres inventados son los mejores, pero ella ahora necesita uno de los peores.

martes, 28 de junio de 2011

Si el final es feliz, no es un final, es un continuará.

Dejó su pluma negra sobre la mesa y cerró el libro. Las lágrimas corrían por sus mejillas dejando la marca negra del rímel que llevaban sus ojos hasta finalmente caer sobre su escritorio. Acababa de concluir una historia, más bien un capítulo, el capítulo que más le había gustado de su vida hasta el momento.
Lo que más corroe su alma es que ya nunca volverá, solo tendrá el consuelo de abrirlo y releer sus hojas para volver a saborear cada uno de los momentos vividos; y sólo después de esto, cuando su mente se encuentre en armonía con su corazón, coger otro papel y mojar su pluma en tinta para comenzar a escribir otro capítulo.
Pero ella sabe que no será fácil, que pasará mucho tiempo hasta que esto suceda, pero hay que superarlo cuanto antes. Porque los errores errores son y aun que te des cuenta, cuesta borrar la marca que dejan en el corazón.


Cuanto tiempo tardará en aparecer una sonrisa en su rostro... Una sonrisa verdadera, de esas que las ves y emanan felicidad y bienestar.
Los problemas no se solucionan cuando se logran olvidar, porque el olvido no existe; los problemas se solucionan cuando se superan, cuando puedes recordarlos sin dolor.
Eso es lo que ella quiere y sabe que acabará logrando.
Es difícil poner punto final a una historia, pero si lo haces, piensa que podrás empezar a escribir otras.

viernes, 24 de junio de 2011

Lo bueno siempre tiene un final.

Perdida. Sin rumbo. Sin saber que hacer.
Lo único que quiero es irme muy lejos, donde nadie me conozca, o donde no haya nadie por conocer.
Donde la brisa del mar no me recuerde a tu colonia, las cafeterías a tus besos endulzados de caramelo y las calles a cada una de nuestras travesuras, las travesuras de unos enamorados.
Y es que eso es lo que yo pensaba, que también me querías, pero me engañaste como a una tonta.
Creí cada una de las mentiras que salieron de tu boca, cada una de las promesas que me dijiste... Pero ahora esto sólo son palabras y nuestra historia sólo un recuerdo.


Pero lo que tú no sabes es que los recuerdos no mueren, permanecen vivos en el tiempo, en cada instante de tu vida y te persiguen quieras o no.
Yo creía que tus besos estaban cargados de amor, pero tu lengua lo único que llevaba era veneno.
Tus miradas tenían un fondo oculto que no fui capaz de ver.
Tus manos traviesas que jugaban al escondite con las mías lo único que buscaban era la victoria para conseguir la recompensa, mientras que yo lo único que quería era participar una y otra vez en ese juego de tontos y caer rendida a tus pies.
Pero aún después de todo esto, me queda recordar que el amor no tiene fecha de caducidad, y aún después de que me hayas despreciado y me hayas hecho sentir la persona más desgraciada del mundo, lo único que quiero es ver tu sonrisa pícara cada mañana y disfrutar de cada uno de tus abrazos en los malos momentos.

lunes, 20 de junio de 2011

Tú eres mi heroína.

Y la gota cayó sobre el vaso y el agua se derramó sobre el suelo. Sí, su paciencia había llegado a su límite.
Se acabó el 14 de febrero y los días uno de cada mes. Se acabó el saber escuchar y la paciencia incondicional.
Este corazón ya se ha cansado de tus mentiras y de tus desprecios.
Se ha cansado de que le trates como un niño a su peluche; cuando por la noche tiene miedo lo coge, pero al llegar la luz del día se olvida completamente de él. Se ha cansado de que le uses como una tirita, cuando tienes la herida la coges, pero cuando ésta se va la quitas y la tiras. Se ha cansado de que le trates como a una colilla usada. Se ha cansado de que le quieras a medias.


El problema no es dártelo todo, porque sé que así te estoy dando lo que te mereces; el problema es que para mí no tiene el mismo valor que para ti. Que lo que para mí es una playa para ti es un grano de arena; lo que para mí es un mar para ti es una gota de agua.
Mi cabeza me dice que tengo que parar, que lo único que obtengo al estar contigo es sufrimiento, pero mi corazón pide más y más de esa droga. 
Quiere que coja la jeringuilla y que me meta un chute de tus besos. Que coja un cristal y me haga una raya de cada una de tus sonrisas. Que me fume un cigarrillo de tus abrazos.
Quiere que envuelva nuestro amor en papel de liar para que la pasión se encienda al prenderlo.

lunes, 13 de junio de 2011

Se trata de aprender a caminar bajo la lluvia.

Mirada viva. Sonrisa en los labios. De vez en cuando suelta incluso alguna carcajada.
Se sabe tan bien su papel que incluso le sale natural. Ninguna de las personas de su alrededor se imaginan el infierno interior que esa chica tiene en estos momentos, es exactamente lo que ella quiere.
Aparentemente está feliz, despreocupada. Su actitud puede parecer incluso pasota. Pero lo que le sucede en realidad no se lo desea ni al peor de sus enemigos.
Y es que no es fácil convivir con el dolor, saber que hagas lo que hagas no puedes evitarlo, no puedes quitártelo de encima. Parece que haya llegado para quedarse.
Corroe todo tu cuerpo de una forma que solo él sabe hacer, te va destrozando por dentro hasta dejarte hecha añicos, como un espejo roto, y te entran ganas de coger uno de esos pedazos y terminar con todo.


Pero no, ella es más fuerte, ella sigue su película diaria, aguantando a ese nuevo parásito que lleva con ella.
De vez en cuando tiene unos días de tregua y ella puede disfrutar, pero sabe que tiene que aprovecharlos al máximo, porque después de volverá peor que nunca, el dolor aparecerá otra vez haciendo que su sangre hierva hasta el punto de evaporarse y que su corazón se derrita.
Y poco a poco esa mirada viva se irá muriendo y esas sonrisas de alegría se cubrirán de escarcha, pero nadie se dará cuenta, porque a nadie verdaderamente le importa.

lunes, 6 de junio de 2011

¿Te gustan los teatros de títeres?



¿Hola, hay alguien ahí?
Si lo hay, me gustaría saber si puede contestar a una pregunta... ¿Enserio soy tan jodidamente fácil de manipular?
Todavía no encuentro el momento en el que perdí la fuerza, en el que me hice débil... No encuentro el momento en el que me convertí en tu marioneta.
Sí, ahora lo comprendo todo, sólo soy un juguete. Al principio lo quieres mucho, quieres estar todo el tiempo con él, lo cuidas lo mimas, pero cuando ya llevas un tiempo... Te cansas de él y lo tiras a la basura, porque otro juguete mucho mejor que el anterior está en el mercado y el tuyo ya no vale nada, ya solo es un trozo de trapo inservible.


Bien, pues ese trozo de trapo tiene sentimientos, ¿Sabes?
Nunca me creí que hubieras podido quererme de esa forma, de hecho siempre luché por ti, pero sabía que eras algo imposible, inalcanzable, pero yo era feliz, me conformaba con las cosas que me dabas cada día con los gestos de cariño, con tus abrazos, tus caricias... Pero no, tuviste que fastidiarlo todo, tuviste que decirme cosas que verdaderamente no sentías
Yo me creí todo como una tonta, sí, el amor a parte de ser ciego te vuelve inútil, te baja la guardia, hace que ese instinto que te hace darte cuenta de cuando las cosas son ciertas o no desaparezca. A lo mejor en el fondo incluso lo sabía, pero no quería reconocerlo, porque quería más de todo lo que me dabas, y sabía que nunca iba a tener suficiente. Y después de toda nuestra historia quieres que todo vuelva a ser como antes, que haga como si no hubiera pasado nada...
Y es que, al fin y al cabo... ¿De cuántas formas se puede destrozar un corazón y esperar que continúe latiendo?

miércoles, 1 de junio de 2011

Construir, crear, vivir.

REVIVIR.
Levantar la persiana del cuarto y ver como entra por la ventana la luz del día, sí un nuevo día, pero no va a durar mucho, ¿Sabes por qué? Porque me lo voy a comer
Sí, he vuelto. He vuelto a ser yo. Sé que dejar el pasado atrás es imposible, porque siempre te persigue, porque tu hoy va a unido a tu ayer y ésto junto forma tu mañana; pero el dolor se ha evaporado, ya no quedan restos de él en mi cuerpo, mi corazón está limpio y renovado.
Y todo esto es por tu culpa, sí, sigues siendo la única persona que puede descongelar mi corazón y sacarme de mi invierno emocional. 


Quiero construir un nuevo mañana, un mañana en el que estemos juntos, me da igual de que forma lo tenga que conseguir y cuál sea nuestra relación entonces, lo único que sé es que no quiero volver a perderte un instante más, porque es lo más doloroso que me ha pasado en la vida.
Sé que es una locura, pero me gustaría escaparme de mi casa, tirar piedras a tu ventana y vernos.
Me gustaría que diésemos un paseo por cualquier lugar de la ciudad, esté el tiempo lluvioso o soleado y que acabásemos en mi portal, como antes. Que me mires con esa sonrisa picarona que me encanta y que nuestros actos sean tan sicalípticos que no podamos contáselos a nadie... 
Porque al fin y al cabo, el amor sin locura no es amor.

sábado, 28 de mayo de 2011

Delirios de una tonta.

La mayoría de las chicas se pasan la vida buscando a su príncipe azul, haciendo esquemas del hombre perfecto y de cómo quieren que sea física e interiormente y no se dan cuenta de que es una tontería.
El amor surge sin avisarte, y cuando esto pasa te arrolla, lo destroza todo como un tsunami, y una vez que llega ya no lo puedes parar, sea tu prototipo o no.
Por otra parte...¿Un príncipe azul? Un hombre sin fallos, digamos perfecto, que no comete locuras, que está demasiado encima tuya, todo el mundo estaría pendiente de ti y tendrías que guardar las apariencias... En resumen, que el color azul destiñe y en el país de las maravillas no hay tintorerías.

Yo prefiero a un lobo feroz... Sí, aun que suene extraño, caperucita roja no era tan tonta... Un lobo, que te vea, que te escuche, que te coma... Que cometa locuras, de decisiones claras, no tener que preguntarte por las consecuencias o el qué dirán... El mañana ya llegará, y cuando llegue, pues ya veremos lo que hacemos, pero hasta entonces comámonos el momento o lo que no es el momento...


Envolvamos nuestro amor en papel de liar para que la pasión se encienda al prenderlo.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Limpiándome los restos del fango

Como pueden cambiar las cosas de un dia para otro, ayer eras la persona mas feliz del mundo y hoy sin embargo, tu universo se viene abajo. ¿Y que haces tú? Te quedas como un tonto, sin saber que decir, ni que hacer ante esta situación y lo único que intentas es salir de ese horrible sentimiento que te mata por dentro...



Aunque claro, a veces cuando ya has dado todo por perdido, llega ese "alguien" especial que con solo una mirada te saca una sonrisa. Y sin querer, sin saber cómo ni por qué vuelves a ser la persona mas feliz del mundo.
Es horrible esa debilidad, porque sé que no puedo vivir sin ti, pero yo para ti no soy un requisito mínimo, soy absolutamente prescindible.
Las hojas de los libros pasan, los capítulos concluyen y los libros terminan, y siento que de tu historia yo solo soy un capítulo mientras que el 99% de mis páginas hablan de ti.

sábado, 21 de mayo de 2011

Tan insignificante como débil.

Cuanto más alto estás más grande es el golpe que te das. Y yo estaba en el cielo, estaba en el mismísimo paraíso. Esa sensación de felicidad, de querer sonreírle al mundo, de encontrarle el lado bueno a todo, de querer contagiarle tu felicidad a los demás... Era lo máximo.
Pero ahora me he caído de ese lugar tan mágico sin paracaídas, tú decías que siempre estarías ahí para sostenerme cuando me cayera, por más estúpido que fuera el motivo... pero no ha sido así.
Te has apartado de mí y mientras lo hacías me ponías la zancadilla para no volver a verme.



Muy bien, pues ahora estoy aquí, en el más sumo infierno emocional. No sé que hacer, ni para donde ir, siempre he dicho que llorar en la cama mientras comes helado no es la solución, pero es de lo único que tengo ganas en estos momentos. Y, además ¿Y si ya he probado todas las posibilidades? ¿Y si ya he jugado todas mis cartas en esta partida.... Qué puedo hacer?
¿Sabes esa sensación de vacío en el estómago con la que sientes que te comerías todo lo que hay en tu cocina pero al mismo tiempo nada más pensar en comida te entran nauseas? ¿Ese nudo en la garganta que solo te hace estar peor y que sientes que te va a ser imposible incluso hablar? ¿Ese temblor en las piernas que no te deja levantarte de donde estás y te hace querer estar tumbado en la cama el resto de tus días?
Bien, pues así es como me siento yo, solo me gustaría desaparecer, como esas palomas que meten los magos en los gorros... Y que nadie se preguntara a dónde me he ido, simplemente observaran el espectáculo admirados, y aplaudieran.

domingo, 15 de mayo de 2011

With the pain inside my bed.

"Lucha por lo que quieres y lo conseguirás..."
Mentira. Lucha por lo que quieres, y así tendrás más posibilidades de conseguirlo que si te quedas tumbada en el sofá. Pero la lucha no asegura nada, ni siquiera la satisfacción personal de haberlo intentado.
"Ya lo superarás, ya aprenderás a vivir con ello..."
Mentira. Nunca se aprende a vivir con el dolor. El dolor no es un compañero de vida al que nos acostumbremos, al que cojamos cariño cuando ya llevamos un determinado tiempo. El dolor escuece hasta que encuentra su sitio, y cuando lo encuentra y crees que todos esos incultos llevaban razón, el dolor sale de ese rinconcito para meterse en otro y vuelve a quebrarte todo el cuerpo, quemándote cada zona por la que pasa, arrasando con todo hasta que por fin se coloca donde ya no duele, y vuelta a empezar.
"Te quiero", es solo otra mentira más...

lunes, 9 de mayo de 2011

Cuando no tienes nada que perder, solo puedes ganar.

Al final descubrí que la respuesta fue siempre la misma, que la respuesta siempre estuvo ahí y que la conclusión a tanto cuestionamiento era una frase, tan simple como definitiva, "el que no arriesga , no gana" y a mí me pasó eso, arriesgué y gané.



Aún no sé ni cómo ni por qué, pero pude notar el sabor de la felicidad en mi boca. Y la felicidad sabía a ti, a tus besos. Olía a ti, a esa colonia que siempre te digo que detesto y podría pasarme horas oliendo. Era como tú, tú y tu sonrisa, tú y esa mirada que me enloquece, tú y tu pelo, tú y tu camiseta en el suelo;tú y tus susurros en mi oído, tú y tus labios en los míos.
Me perdería en ti y en tu magia y tiraría la brújula para no poder salir.

Una vez has probado la felicidad en su completo significado solo quieres poder chillárselo al mundo hasta quedarte sin voz.

sábado, 7 de mayo de 2011

Pídeme lo que quieras, por ti lo haré.






Pídeme que corra. Que me deje llevar por mis sentimientos. Pídeme que baile. Que muerda tu boca. Que no deje sitio. Pídeme que atienda; cada segundo de cada hora, cada minuto de cada día... Quiero olvidar todo y comenzar otra etapa. En la que estés tú. No importa que no sea amor. No es eso lo que necesito. Simplemente, dame cariño. Dámelo de la forma que quieras. Dame un sabor, una textura, un olor. Haz que no piense, que no recuerde. Susúrrame al oído. Muerde mi cuello. Acaríciame suave.
Quiéreme,o al menos inténtalo.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Si no suena el teléfono es porque nadie va a llamar.

No permitas que tu vida funcione como un aeropuerto, que no dependa de si una persona llega o se va.



Y como dice la frase, si la vida te da la espalda, ¡Tócale el culo!
Porque sufrir no sirve de nada, lo único que hace es martirizarte y pensar más en el "Y si hubiera pasado..." Y si hubiera pasado, no, no ha pasado y punto, no puedes hacer nada por remediarlo, así que deja de pensar en ello.
Porque después de la tempestad, también viene la calma, aun que no sea lo que se dice habitualmente. Sí, viene, pero no tienes que esperar tumbado en la cama a que vuelva, porque no es así, es como esperar que el vaso de leche se haga por ti. Tienes que salir de la cama, levantarte, luchar y tirar para adelante, porque esa es la mejor forma de solucionar los problemas, no llorando y gastando paquetes de clínex y de helado de chocolate tamaño industrial.
Sí, es difícil y lo sé, porque yo al igual que la mayoría de los que estéis leyendo he pasado por esto, y lo sé, pero al igual que por mirar un libro no te vas a aprender lo que pone dentro, si no intentas solucionar tus problemas por ti mismo, ellos por su propia cuenta no van a desaparecer.

No puedes llegar a la cima de una montaña sin escalarla, al igual que no puedes conseguir la felicidad sin haber pasado por los obstáculos tristeza.

domingo, 1 de mayo de 2011

Life sucks.

Sé que luego me arrepentiré de mis palabras, pero escúchame con atención.



Pasa de mí, sí, no me pongas esa cara, haz como si no existiera, como si de repente hubiera desaparecido de tu vida.
Y no pienses que hago esto porque no te quiera, o porque no me importas, todo lo contrario, lo hago por eso. Siempre acabo haciéndole sufrir a las personas que más quiero, y no quiero que te pase lo mismo. Así que aun que me cueste mucho, tengo que pedirte que me trates mal, como si me odiaras, que descargues toda tu ira contra mí, porque así todo nos será mucho más fácil. Quiero que me odies. Porque como me trates bien me voy a acostumbrar, y cuando dejes de hacerlo, no voy a saber como reaccionar, y voy a sufrir, y luego te contagiarás de mi sufrimiento y volveremos a discutir, y no quiero.
¡NO QUIERO, JODER!

viernes, 29 de abril de 2011

Fragmentos de mi vida II

Otra vez ha vuelto a pasar lo mismo, después de la disputa que tuvimos hemos hablado, te he dicho lo que pensaba, me has dado la razón, esta vez incluso te has sentido culpable, y yo como una tonta he parado de hablar y le he quitado hierro al asunto.
Después me has dicho lo mucho que te importaba, que me querías y que todo esto te salía del corazón...
¡Estoy harta de escuchar tus sucias mentiras! Y lo peor de todo es que siempre me las creo, SIEMPRE.
Y tú  regalarás por ahí esas palabras, como si fuera un artículo rebajado en la sección de oportunidades, pero yo todo lo que te digo no se lo digo a todo el mundo, es lo que siento de verdad y por eso me duele aún más todo lo que haces.


Después de decirme todo eso yo cuando te volviera a ver te iba a abrazar, te iba a dar besos hasta que me dolieran los labios, pero no, tú tenías que fastidiarlo todo, como siempre.
Estuviste todo el tiempo lo más arisco imaginable por una persona, tu pasotismo llegaba a unos límites que hacia tiempo que no veía y bueno... la vena cabrona se te había disparado, estaba descontrolada.
Solo te dirigías a mí para dejarme mal o para insultarme, y en el caso de que me molestara o decías que no se me podía decir nada o te reías, mostrando total indiferencia hacia mí y hacia mis sentimientos.
Y sí, tú te fuiste como si nada, y yo luego me quedé toda la noche en vela, pensando qué había hecho mal, qué te pasaría o qué no te pasaría para que te comportaras así conmigo.

Y sé que nunca voy a ser capaz de decirte todo esto, porque me da miedo decirte las palabras inadecuadas y perderte, me da miedo que te canses de mí, de esta tonta que se lo toma todo demasiado a pecho.